Bueno, pues ya que me pongo, voy a escribir un par de artículos esta mañana. Como muchos sabréis en esto del mundo GNU/Linux hay discusiones que no tienen fin:

  1. Que entorno gráfico usar (KDE vs GNOME) y con este tema también QT vs GTK.
  2. VIM vs Emacs
  3. Anjuta vs KDeveloper.

Se podrían poner muchos más. Estas discusiones se deben a la cantidad de opciones que tenemos en el software libre, podemos elegir y eso es muy bueno!

Pues hoy voy a hablar de VIM para mí el mejor editor de textos que hay en modo consola y quizás también en gráfico (con gvim). Si eres de los que estás pensando que Vim no mola y que lo que hay usar es Emacs, dejo esta viñeta de la tira Ecol como reflexión.

Como se ha dicho muchas veces, es necesario manejar un editor de textos para consola, ya sea porque nos encontremos con una máquina que sólo disponga de consola, o queramos editar un fichero por ssh. Ahora bien ¿cuál escoger? Cierto es que VIM no sería mi recomendación para el principiante, muchas veces para los que empiezan se suele recomendar nano.

Antes que nada decir que no es lo mismo Vim que Vi. Vim significa Vi improved (Vi mejorado) y es un editor hecho por Bram Moolenar basándose en el original y ya desfasado Vi de Bill Joy. Por eso siempre que podáis usad Vim y no Vi. Normalmente en muchas distribuciones actuales de Linux vi es una alias a vim, pero aún así yo prefiero escribir “vim fichero.txt”. Si tenéis los dos podéis probarlos y ver como con vi os volveréis locos.

VIM tiene una potencia que los que estén acostumbrados a editores de texto gráficos no podrán creer una vez la vean en acción. Yo conocí este programa en mi asignatura de “Administración de Sistemas Operativos Avanzada” y desde entonces lo uso para casi todo. De hecho hoy en día para guardar si uso el notepad o Kate a veces le doy al escape sin querer.

La curva de aprendizaje de VIM es algo lenta al principio, pero luego se avanza muy deprisa. Su fuerza reside en:

  • Sus comandos, muy diversos y ajustables al texto como un guante
  • En ningún momento tendremos que despegar las manos del teclado (nada de ratón) y esto nos permitirá ejecutar más comandos de los que podamos pensar en un principio.

La mejor forma de aprender a usar Vim como siempre sería que alguien nos explicase los comandos y luego los ejecutará para que fuésemos viendo las posibilidades reales de cada uno. Para aprender por nuestra cuenta hay unas “chuletas gráficas” divididas en 7 lecciones que nos convertirán en unos magos de este editor.

Fichas descriptivas gráficas de Vi-Vim

La velocidad a la que aprendamos también estará relacionada con el esfuerzo que hagamos por ir ejecutando estos comandos al editar nuestros ficheros. Es algo parecido a cuando se empieza escribir en un teclado, al principio somos más rápidos mirando las teclas, pero si nos obligamos a no mirar y a colocar bien los dedos acabaremos mecanografiando.

Si queréis saber de qué editores disponemos y algunos de los comandos de Vim, podéis leer:

En la Guía de Referencia Debian
Capítulo 11 – Editores

Ah! una cosa! Tened cuidado con la tecla de “Caps Lock” cuando vayáis a ejecutar comandos con el modo Escape, si la tenéis encendida parecerá que Vim se ha vuelto loco.

Espero que os animéis con este fantástico editor.

Nos vemos